Skip to content

Son tus huellas el camino y nada más

mayo 1, 2009

Caminante, son tus huellas
el camino y nada más;
Caminante, no hay camino,
se hace camino al andar.
Al andar se hace el camino,
y al volver la vista atrás
se ve la senda que nunca
se ha de volver a pisar.
Caminante no hay camino
sino estelas en la mar.

 

 

El autor de este poema es Antonio Machado,  nacido el 26 de julio de 1875 en Sevilla. Es un poeta español, miembro tardío de la generación del 98,  cuyos inicios estan relacionados con el modernismo. Es uno de los autores más representativos del movimieto noveintayochista, ya que su obra refleja la decadencia cultural y política de la España de su tiempo.

Este poema pertenece a la obra Probervios y cantares, que contiene meditaciones acerca de los enigmas del hombre. El poema XXIX, en este caso, nos muestra la preocupación del poeta del tiempo por el transcurso de la vida, que identifica con el camino.

La poesía de machado hace referencias constantemente al camino. No es simplemente un camino en su sentido literal si no que el poeta lo identifica con la vida. No podía faltar el camino en uno de sus probervios más conocidos que ha sido recitado y cantado infinidad de veces. Podemos contemplar en este poema la preocupación del poeta del tiempo por el transcurso de éste y cómo el autor refleja su preocupación por aquello que venga después de su muerte. El autor, es un personaje sensible que pretende dejar huella después de su partida.

Cuando el poeta dice ” Caminante, son tus huellas el camino y nada más; caminante no hay camino, se hace camino al andar” se refiere a que la vida es como nosotros la hacemos, que no es un camino fijo que debemos seguir, es un camino que nosotros debemos recorrer y crear. Nuestras decisiones darán rumbo a nuestro camino (que no está prefijado). El mensaje que el autor pretende hacernos llegar  con los versos “Al andar se hace camino, y al volver la vista atrás se ve la senda que nunca se ha de volver a pisar”  podría ser que, a medida que vamos avanzando por éste camino, iremos cometiendo errores, haremos las cosas mal, pero una vez recorrido este trozo de camino, no debemos volver la vista e intentar correjirlos si no que debemos ver lo que, a partir de ese momento, nos queda por recorrer. Los errores también forman parte de nuestras vidas y también pueden dirijir nuestro camino hacia uno u otro fin.  Cuando el autor escribe “Caminante no hay camino, sino estelas en la mar” intenta decir que, no es un camino claro el de nuestras vidas, pero si sabemos de aquella gente que pasó antes de nosotros y sabemos el camino que siguió, (que son las estelas) pero nosotros, podemos dirigir nuestra vida por el camino que más nos guste, y mirar hacia la dirección que nos haga más felices. Es importante el hecho que, las estelas, cuando pasa un breve espacio de tiempo, desaparecen y en la inmensidad del mar, son algo insignificante. Ésta, podría ser la preocupación del autor por dejar huella tras su muerte, y no ser una de tantas vidas que han sido olvidadas después de la muerte. Si ésta fue una de las preocupaciones de Machado, puede estar tranquilo. Han pasado años de su muerte y sus versos se siguen recitando y estudiando en la actualidad y los que los leemos seguimos identificandonos con sus preocupaciones y sentimientos sobre todo con el tiempo, que no podemos hacer nada para evitar que éste pase.

En conclusión, el mensaje de Antonio Machado no es más que   nuestra vida está formada por todo lo que somos y todo lo que hacemos y, a medida que vamos avanzando, vamos construyendo una vida y a pesar de que habrá cosas que no haremos bien, formarán parte de nosotros pero en lugar de lamentarlo a lo largo de nuestros días, debemos seguir adelante como hicieron millones de personas antes que nosotros, que, en definitiva, no somos más que una pequeña gota de agua en la inmensidad del mar.

Anuncios

RIMA V Gustavo Adolfo Bécquer

enero 26, 2009

Espíritu sin nombre,
indefinible esencia,
yo vivo con la vida
sin formas de la idea.

Yo nado en el vacío,
del sol tiemblo en la hoguera,
palpito entre las sombras
y floto con las nieblas.

Yo soy el fleco de oro
de la lejana estrella,
yo soy de la alta luna
la luz tibia y serena.

Yo soy la ardiente nube
que en el ocaso ondea,
yo soy del astro errante
la luminosa estela.

Yo soy nieve en las cumbres,
soy fuego en las arenas,
azul onda en los mares
y espuma en las riberas.

En el laúd, soy nota,
perfume en la violeta,
fugaz llama en las tumbas
y en las ruïnas yedra.

Yo atrueno en el torrente
y silbo en la centella,
y ciego en el relámpago
y rujo en la tormenta.

Yo río en los alcores,
susurro en la alta yerba,
suspiro en la onda pura
y lloro en la hoja seca.

Yo ondulo con los átomos
del humo que se eleva
y al cielo lento sube
en espiral inmensa.

Yo, en los dorados hilos
que los insectos cuelgan
me mezco entre los árboles
en la ardorosa siesta.

Yo corro tras las ninfas
que, en la corriente fresca
del cristalino arroyo,
desnudas juguetean.

Yo, en bosques de corales
que alfombran blancas perlas,
persigo en el océano
las náyades ligeras.

Yo, en las cavernas cóncavas
do el sol nunca penetra,
mezclándome a los gnomos,
contemplo sus riquezas.

Yo busco de los siglos
las ya borradas huellas,
y sé de esos imperios
de que ni el nombre queda.

Yo sigo en raudo vértigo
los mundos que voltean,
y mi pupila abarca
la creación entera.

Yo sé de esas regiones
a do un rumor no llega,
y donde informes astros
de vida un soplo esperan.

Yo soy sobre el abismo
el puente que atraviesa,
yo soy la ignota escala
que el cielo une a la tierra,

Yo soy el invisible
anillo que sujeta
el mundo de la forma
al mundo de la idea.

Yo, en fin, soy ese espíritu,
desconocida esencia,
perfume misterioso
de que es vaso el poeta.

La rima V pertenece a Gustavo Adolfo Bécquer poeta facilmente asociable al romanticismo español, a pesar de ser un poeta tardío (pues el periodo en que Bécquer escribía poemas de carácter romántico predominaba en España el realismo). Su obra, sin embargo, representa la evolución del movimiento romántico en nuestro país.

 Gustavo Adolfo Bécquer (Sevilla, 1836 – Madrid, 1870) era  hijo de un reconocido  pintor costumbrista sevillano que murió cuando éste tansólo tenía cinco años de edad. Su madre murió poco tiempo después dejando a éste y a su hermano al cuidado de sus tíos. Cuando Bécquer alcanzó los 17 años de edad, decidió partir hacia Madrid, ciudad que suponía lo reconocería como artista, pero una vez allí tubo que trabajar como traductor, periodista llegando a publicar algunos de sus escritos en periodicos cómo El Contemporáneo o El Porvenir .                                                                                  Cerca de 1858 conoció a Josefina Espín, una bella mujer a la que empezó a cortejar pero pronto, conoció a la que sería su musa, la hermana de Josefina, Julia Espín. Dicen que vivió enamorado de esta mujer pero aquel fue un amor no correspondido. Bécquer se casó finalmente con Casta Esteban de la que se separó pronto al conocer las relaciones de su mujer con otro hombre. Murió dos años después el año 1870A lo largo del poema, Bécquer hace referencia a diferentes seres fantásticos como son las ninfas los gnomos y las náyades ( que encarnan la divinidad del curso del agua). Podemos destacar la pasión de que Bécquer ha impregnado sus versos y también el uso que el poeta hace de el hipérbaton para remarcar los aspectos con los que se identifica o los que pretende que al receptor le causen  mayor impresión.

La rima numero V es un profundo poema formado por 19 estrofas  de 4 versos en arte menor en que describe al poeta como “espíritu sin nombre”, una esencia indefinible y la poesía como algo imprescindible, pues como dice Bécquer es la nota en el laúd.

 Podemos diferenciar tres partes en el poema que son la identificación del poeta con la naturaleza, la intervención del poeta en ésta, y el cierre ( donde el autor se describe a sí mismo) y que une el último verso con el primero.

Este poema se caracteriza por la constante identificación del poeta con la naturaleza mediante metáforas y por la gran variedad de imágenes que va creando a medida que la describe. 

Al igual que en las leyendas, abundan las decripciones de lugares ideales, donde el poeta puede liberar sus sentimientos y evadirse del mundo de que es esclavo.

Cuando Bécquer dice “mi pupila abarca la creación entera” hace también referencia a la concepción del poeta maldito: los poetas románticos tienen un don  que es su sensibilidad para percibir las cosas por pequeñas que sean .Podríamos interpretar “yo nado en el vacío” como el hecho que el poeta se encuentra solo o incomprendido y la estrofa “yo busco de los siglos las ya borradas huellas y sé de esos imperios de que ni el nombre queda” hace referencia a aquellos días que ya pasaron y que algunos tienen en el olvido. No es una mirada nostálgica es simplemente que no olvida a aquellos que marcaron nuestro camino

Al final del poema, el poeta se describe como el anillo que sujeta  las ideas y  las formas, y algo especial que no puede identificar “perfume misterioso de que es vaso el poeta”

 

Desde mi punto de vista, la rima V de Bécquer es una gran poema, no solo por su riqueza a la hora de transmitir un sentimiento y lograr que nos identifiquemos con el si no porque Bécquer fue un gran poeta.

 

Que trata del caballero de la triste figura.

noviembre 17, 2008

Es por todos ya conocida la locura del famoso hidalgo Don Quijote de la Mancha del que Miguel de Cervantes Saavedra nos explica la vida en su obra más famosa. Se trata de un señor que, enloquecido por las tantas aventuras de caballería que ha leído, decide partir a luchar con un mundo de fantasía que va creando por si mismo paralelamente a la realidad. Es muy significativa la locura de Don Quijote si la comparamos con la vida de su autor Miguel de Cervantes. donquijote-picasso3

Miguel de Cervantes nació en Alcalá de Henares y a pesar de que no se conoce su fecha de nacimiento, si sabemos que fue bautizado en octubre de  1547. Sabemos también del autor, que cuando fue mayor  tomó parte en la batalla de Lepanto, donde perdió la mobilidad de la mano izquierda, y  luchó también con la armada invencible por lo que podemos suponer que, por áquel entonces, defendía y amaba su país a pesar de que su país jamás le mostró su agradecimiento.  Fue después de haber estado dos veces en prisión (la primera vez en Argel y la segunda en su país, tras haber sido acusado de robar dinero de los impuestos que él mismo cobraba) que descubrió que el mundo no era cómo él lo había imaginado. Fue entonces cuando un Cervantes desilusionado y viejo escribe su obre más conocida, el autor había idealizado España al igual que su personaje hará en El Quijote

Quizás, no deberíamos juzgar la locura de el Quijote sin antes ponernos en su piel y pararnos a pensar primero quién no ha idealizado alguna vez el mundo o ha soñado con un mundo más fácil. Desde mi punto de vista, tanto Cervantes como el Quijote son el más claro ejemplo de la gente que sueña y lucha, también en la actualidad, con un mundo mejor.

RESEÑA TEMA 3. “El cantar de mio Cid”

octubre 19, 2008

¿Quién no ha oido hablar nunca de Rodrigo Díaz de Vivar? ¿Quién no sabe que trata la obra de El cantar mio Cid?

El cantar de mio Cid es la primera obra narrativa extensa de la literatura española en una lengua romance. Se trata de un cantar de gesta que narra las hazañas heroicas de Rodrigo Díaz de Vivar hidalgo y caballero castellano. Este ha sido un personaje muy significativo no sólo para la literatura castellana si no que también ha ejercido un gran peso sobre la cultura occidental concretamente en Vivar, un pequeño pueblo de Burgos.

Son tan escasos los documentos referentes a la vida del mio Cid, que en pleno siglo XIX se puso en duda su existencia como personaje real. La realidad del Cid se vió colapsada por el carácter legendario (casi mítico) de los “cantares de gesta” de la Edad Media que pretendía resaltar las hazañas de el héroe y despertar el interés del público por ese personaje.

Historia Roderici, una crónica escrita en latín del siglo XII, probablemente entre 1180 y 1190 por un autor de la Rioja, es la fuente más fiable sobre la vida del heroe castellano.

Se sabe de el Cid que nació en Vivar (en la actualidad más conocida como Vivar del Cid) una aldea cercana a Burgos. La cultura de este pueblo, su historia, sus fiestas estan dedicadas a este personaje. El solar del Cid, por ejemplo, en el que destacan los escudos de Burgos y en el centro la leyenda de este caballero tan significativo para el pueblo. En él, también, podemos encontrar el que se supone que fue el cofre con el cual el héroe engañó a los judíos llenándolo de arena y fingiendo que era oro y el sepulcro del Cid y su mujer doña Jimena  desde 1921. En este pueblo, rinden homenje a este personaje y su historia en sus fiestas populares en el mes de junio y ofrecen la oportunidad de acercarnos a él mediante actividades y diferentes rutas.

Desde mi punto de vista, quizás, en la actualidad se haya idealizado demasiado al tan buen vasallo de su rey hasta el punto de que un pueblo entero se mantenga de su historia. En mi opinión, el Cid fue un personaje muy significativo para la reconquista española y el cantar ha sido y es un pilar para la literatura de nuestro país pero no creo que haya sido más importante que otros símbolos de nuestra cultura que, probablemente, hayan caído en el olvido.